22 de marzo de 2014

Diario de una quinceañera

Hoy estaba pensando en las notas y miles de apuntes que dejan los famosos y que luego de su muerte son subastados por millones de dólares. Finalmente esas ideas o reflexiones filosófica no son, ni más ni menos, que los mismo pensamientos románticos de cualquier quinceañera enamorada ajustados a realidades diferentes.
IMG_2538
Yo desde que tengo uso de razón he tenido la costumbre de escribir lo que pienso con la idea idiota de no defraudarme en el futuro. Nunca he querido olvidarme de mi pasado ni de quién soy y mucho menos de lo que en silencio sufrí, quizá suena exagerado pero la mente de un niño tiene la capacidad de construir sus propias realidades las cuales a pesar de no ser objetivas causan su propio dolor.
TrabajarParte de ese esfuerzo es el que hoy me permite ser un papá comprensivo y amoroso más que uno disciplinado y formador por lo menos en ese sentido siento que voy logrando mi propósito de niño, saber que más allá de los logros académicos que en el reporte escriben de mi hija, lo más importante es cuando señalan que es una niña tranquila, sin conflictos, colaboradora y que está feliz todo el tiempo,  eso es más que suficiente, no quiero que sea la mejor, solo quiero que sea feliz.

No se trata de inventarse un mundo ideal solo se trata de no inventarse reglas innecesarias, las tareas no se hacen apenas se llega del colegio, ni a las siete de la noche, las tareas se hacen en el momento en que uno quiera hacerlas el cual debe ser antes del momento de tener que presentarlas, la responsabilidad es hacer las cosas bien y cumplir con el compromiso de entrega pero el cuando cada quién lo define, así como comer, ese momento es junto cuando uno tiene hambre no a las seis de la tarde, el organismo solo pide y se regula sin necesidad de una regla inflexible.

Felicidad es no tener que pelear para que los hijos coman o para que hagan las tareas, solo hay que enseñarles la responsabilidad que deben tener con su salud y el compromiso con su formación intelectual, las tareas no son una obligación son medios para cumplir un propósito que les permitirá ser mejores personas, el valor del conocimiento y del análisis es crucial para poder construir canales de comunicación lógicos, así las cosas todo se hacer por una razón y nunca por obligación, los niños desde que nacen tienen la posibilidad de decidir.

Pero días como hoy quisiera tener más certeza que incertidumbre sobre lo que la vida es o puede llegar a ser. Quisiera retroceder veinte años y volver a ese momento mágico y surrealista donde creía que veinte años eran suficientes para llegar a ser rico y jubilarme siendo un adulto joven para no tener que hacer nada más, de alguna forma se extasiaba la idea.

Sin temor a equivocarme puedo afirmar que ese fue el gran error, que hoy no quiero que mi hija cometa, el propósito de vida no puede ser rico y creer que lo mejor es no tener que hacer nada. El propósito de la vida es ser feliz y hacer lo que a uno le gusta. Sufrir cuarenta años o más para lograr una jubilación tampoco debería ser un propósito de vida, gastarse la pensión en enfermeras y tanques de oxigeno no debería ser un aliciente para trabajar cada día con más ganas.

Lo cierto es que quince años de errores mentales no se revienten con cinco de reconsideraciones pero por lo menos dan una relativa tranquilidad  diaria, a pesar de lo incierto que es el camino, algo que no cambiaría por volver a tener la certeza de lo que nunca va a llegar a ser por cerca que por momentos piensa uno estar del anhelado retiro. Hoy solo se, que lo más seguro que tengo, es la obligación de trabajar duro si quiero tener mi pensión, lo que me falta no es mucho, solo algo más de un cuarto de siglo.

Esperen el próximo avance en un década.


9 de marzo de 2014

Lo nuestro no es elegir

A propósito de las elecciones para Senado, Cámara, Parlamento Andino y la consulta del candidato presidencial del partido Verde me puse a pensar en el porqué nos cuesta tanto elegir por quién votar. Finalmente descubrí que lo que nos cuesta trabajo y para lo que somos realmente malos es para tomar una decisión, cualquiera que esta sea.
IMG_3608
Para elegir hay que conocer, informarse, entender y sacar conclusiones a partir de los datos y hecho recogidos, eso sí, basados en un análisis que debe caracterizarse por la lógica.

Qué podemos esperar de nuestros análisis si en los colegios nos enseñaron a repetir y a memorizar todo tipo de información, tablas de multiplicar, abecedarios, tablas periódicas, fechas históricas, huesos, músculos, países, montañas, ríos, continentes y mares. Todo había que memorizarlo con la dificultad de que teníamos que hacerlo bajo total sobriedad y esas letras carecían de música, quizá borrachos y cantando algo más se nos hubiera quedado.

Lo mismo pasaba con los principios éticos, eran dogmas, no había una lógica para nada. Repetir que había que amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, era un tanto ilógico si tenemos en cuenta que la masturbación era pecado.

Por eso creo que, la mayoría, de los que dicen saber por quién van a votar solo están repitiendo pero no eligiendo. Los más convencidos están divididos entre los que dicen que van a votar en blanco y los que, paradójicamente, no votan a favor sino en contra, eso es lo más ilógico que uno puede ver y creo que no es más que un ejemplo de nuestra ignorancia. Como buscar información no es un hábito y pensar está en vía de extinción, lo más fácil es dejar que otros “piensen” por nosotros y apoyarlos de buena fe creyendo que están proponiendo lo mejor.

Pero como además de ignorantes nos gusta hablar y no contamos con programas de gobierno para defender lo más fácil es decir que el voto será en blanco justificado en un facilista “para no favorecer a los mismos de siempre” desconociendo que con esa acción lo que se hace es todo lo contrario. Claro que hay otros más geniales que votan en contra de los terroristas de las FARC cuando no hay ningún candidato de ese grupo en contienda y simplemente es un eufemismo -que claramente ni entienden- para no tener que decir que votan en contra de la paz, basados en que un caudillo o no se si  es más bien un mesías dice que así debe ser.

Hay cosas que caen por su propio peso, un mínimo análisis sobre la guerra en Colombia demuestra que el mayor número de victimas mortales de la guerra son campesinos pobres que sin opción alguna terminan en una guerra sin sentido. Pero la gente que no quiere la paz cree que los guerrilleros rasos, que son el 99%, llenaron una hoja de vida, un formulario y pagaron una inscripción para hacer parte de un proceso de selección riguroso y demandante con el fin de aspirar a un cupo en la facultad de la revolución con sede en la selva, en donde sin servicios ni necesidades básicas cubiertas, prueban su máximo compromiso con su desarrollo profesional.

Todo lo que nos pasa es porque hoy en día informarse parece ser pecado, ya nadie quiere leer, por eso lo más fácil es culpar a los demás de nuestras propias miserias. Es un ejercicio fácil que consisten en parecer lo que no se es, creyendo que confundiendo se llegará a reinar.

Con esa filosofía facilista el tercer mundo se llenó de ciudadanos perezosos y mediocres que eligen a sus dignos representantes.


Ignorantes que posan de intelectuales, mediocres que ponderan los esfuerzos sobre los resultandos, estúpidos que creen que suponer es igual a saber, autómatas que repiten lo que otros dicen para evitar la obligación de pensar son los que está llenando cada espacio del mundo convencidos de que son esculturas que adornan el paisaje cuando no son más que unas baratijas ordinarias de mal gusto que dañan nuestro entorno y nos roban la ilusión de que este sea un mundo mejor.

26 de enero de 2014

De Usaquén a Mocoa

Hoy hay una gran preocupación por la autoimagen de las mujeres, las más hermosas y esbeltas se siguen sintiendo feas a pesar de los grandes esfuerzos que hacen por lucir cada vez más bellas así la anorexia y la bulimia se convirtieron en el pan viejo de cada día en los hogares colombianos.
Pasa lo mismo cuando se trata de la visión que cada uno tiene del país, algo que afecta tanto a hombres como a mujeres pero seguimos impávidos ante esto. Los medios -como con la imagen de las mujeres- se encargaron de vender una realidad distorsionada obligándonos a preocuparnos por lo lindo y a ignorar lo feo.

Solo se necesita mirar el tema vial para darse cuenta de lo que está pasando. Hace ya cerca de dos años en la carrera 11 con 98 en Bogotá la loza se hundió, tuvimos que soportar semanas enteras de noticias nacionales hablando sobre esta compleja situación que afectaba unas pocas cuadras de un exclusivo sector bogotano, sin embargo el despliegue mediático fue absolutamente desproporcionado si lo comparamos con los verdaderos problemas viales del país.

A principios de enero decidí ir a conocer el Putumayo y aventurarme a pasar desde Mocoa hasta Pasto por esta carretera llamada, tristemente, el Trampolín de la Muerte con el único fin de saber si se trataba o no de un mito. El único mito que encontré es que le dicen carretera a un camino de herradura no apto para carros y mucho menos para vehículos de mayor tamaño a pesar de esto es transitada mayoritariamente por camiones y buses.



Cuando las mujeres ricas y hermosas tienen problemas al respirar ocasionados por tabiques desviados, cornetes o algo similar son sometidas a intervenciones quirúrgicas las cuales, por lo general, son aprovechadas para hacerse algún tipo de retoque estético. Así mismo sucede con las vías en una ciudad como Bogotá en donde se gastaron en un puente cercar de 30 mil millones de pesos,  tres años en construcción y uno adicional para habilitarlo con el único propósito de beneficiar  a unos pocos bogotanos que se veían agobiados al tener que esperar el cambio del semáforo en la carrera novena con la calle 106.

Pero a quién le importa que comunidades enteras como la de Mocoa y la pastusa se vean sometidos a durar seis horas cruzando 100 kms. para lograr tener acceso a educación, a un empleo y paradójicamente a la salud, entendiendo, que transitar esta carretera implica arriesgar la vida. Sin duda someter a una población a esta atrocidad vulnera varios derechos fundamentales.

Esta carretera, utilizando la misma analogía de las cirugías, es la cura a una afección de tabique resuelta con una traqueotomía la cual dejaron sangrando en cada curva y que poco a poco se va pudriendo. Sin embargo el país que vemos en los medios no es el de las víctimas reales del subdesarrollo en infraestructura vial ni el de los que mueren a raíz de estas deficiencias como consecuencia del abandono estatal. El que nos muestran es un país de dificultades que hacen ver como grandes problemas, cuando en realidad, no afectan sino que incomodan un poco a la elite bogotana.

¿Hasta cuando los gobernantes de este país se seguirán preocupando más por las espinillas en las espaldas de los privilegiados que por el cáncer en los corazones de los otros que son la mayoría?


Estamos a tiempo de analizar bien por cuál “doctor” debemos votar.

24 de diciembre de 2013

¡Viva Diomedes, muerto o vivo pero que viva! V1,0

*Las letras las escribí de memoria que pena si hay errores.

Dijo Diomedes “Compadre Juancho no fui a su entierro porque no quise verlo enterrar” algunos se acordarán de aquella fatídica despedida y de las circunstancias que la acompañaron.


Hoy me pasa algo parecido, no quiero saber nada de la muerte de Diomedes creo que es porque en el fondo no quiero que muera y como lo dijo un amigo “quedan sus canciones”. Diomedes para mi es el único ídolo, para mi no hay ni habrá más ídolos en mi vida porque las circunstancias cambian tan rápido como uno lo hace, sin duda alguna el Cacique de La Junta logró cosas increíbles en mi como que yo aceptara que tenía un ídolo y que actuara como un fiel seguidor, logró también que lo esperara por horas hasta las cuatro o cinco de la mañana solo para estar seguro de que no llegaría y en los casos que llegó para celebrar la pobre y desprolija interpretación porque definitivamente en tarima era un gran ronroneador de canciones, en muchas ocasiones su avanzado estado de emparrandamiento le impedía si quiera tararear. Y qué, era Diomedes.

Pensé comenzar con explicar lo que yo veía en Diomedes y me hacía seguirlo pero mejor voy a comenzar por hablar de lo que, a los que no eran sus seguidores, les producía Diomedes  y con eso los libero de tener el peso de leer cosas buenas mientras sus entrañas se retuercen diciendo “yo no puedo creer que lo defienda si es…”

Capitulo 1
Tras de machista…

Como los que lo juzgaron son intelectuales, libres pensadores pero sobre todo personas cultas y de bien que a mi juicio solo tienen un solo defecto, creerse dios, y por lo tanto cuentan con el derecho divino de decir quienes se van al cielo y quienes nos vamos al infierno voy a comenzar por los “pecados” de Diomedes.

Diomedes en sus letras decía que “el ser mujeriego y el ser parrandero creo que no es pecado ni delito nunca” yo eso lo comparto, así como también declaró “mujeriando toda la vida viviré” o algo más inteligente como “estoy pensando en montar una sociedad con toditas mis mujeres para que no me frieguen más” y en el fondo él sabía que esto que no creía que fuera un pecado, si lo era, de ahí que más adelante hizo referencia a lo pecaminoso que pudo llegar a ser  “Si me hubiera metido a cura más grande seria mi pecado porque así con sotana y todo mas de una me hubiera llevado” y el “llevado” es a la una cama y no a dormir. Para mi ídolo “la mujer que no da na’ entonces no sirve pa’ na’” en alusión clara y expresa a la necesidad de tener intimidad, sexo “porque eso de abrazos y besos es pa’ los pela’os”.

Me pregunto ¿el gusto desenfrenado por las mujeres es un pecado?, lo que no estaría bien sería engañar ¿creen que Diomedes engañó a alguna mujer diciéndole que él era un hombre fiel?. En el post que titulé ¡Qué vivía Diomedes!  hace hoy exactamente 4 años y 8 meses  donde incluí el video de uno de los reportajes que Ernesto McCausland le hizo a Diomedes en este el tema especifico era la muerte, Diomedes cuenta de cómo se imaginaba su entierro decía que iban a estar por ahí como doce viudas.

Es fácil concluir que Diomedes era orgullosamente mujeriego y casi que se ufanaba de eso. Hoy el ménage à trois ha perdido caché pero tuvo su estatus ahora se llama simplemente trio, los swingers son elementales intercambiadores de parejas y con el tiempo se han ido incluyendo conceptos como heteroflexible o bicurioso que le permiten a los jueces de la moral ser un poco laxos antes de decir que alguien es gay, dicho de otra manera hoy en día uno puede ser marica por raticos sin necesidad de ser señalado como homosexual. Entonces lo que le juzgaban a Diomedes era el machismo y lo que se pretendía, entendería uno, es que mantuviera a todas sus mujeres en un mismo espacio físico pero que bajo ninguna circunstancia las mantuviera por separado con casa y camioneta. Con el propósito de que entre ellas pudieran tener juego sexuales y así, estos jueces divinos, le quitarían el rotulo de “corroncho machista” a lo transformarían en un “ excéntrico open mind”.

Lo que suena en un idioma extranjero es una práctica respetable, aunque el que juzga lo hace con todo y para todo, por lo que no lo digieren con tanta facilidad pero les da pena aceptarlo para que no los tilden de corronchos, sin embargo cuando la palabra es en español les produce nauseas. Comparar un mujeriego con un swinger es posible, aunque un mujeriego no es más que un hombre con muchas relaciones sexo-afectivas no interrelacionadas sin duda no es una práctica sexual sino social y de serlo sería catalogada como soft, pero un swinger tiene una práctica sexual que involucra más personas que su pareja, donde la puede o no compartir, pero por regla ella estará desnuda y presente, en algo que quizá para el fácil entendimiento de todos no sería nada más que una orgía. Entonces el protagonista  de estas prácticas sexuales no es tachado de nada solo por el hecho de que su hobby tiene una "filosofía" que lo "respalda" con un sonoro nombre en inglés y algunas reglas de participación, al él jugar golf, vivir en un loft  y tener estas prácticas con los amigos del club logra cerrar el circulo que lo cataloga como un tipo play de mente abierta, claramente si lo comparan con un cantante popular que luce un diente con un diamante incrustado y que anda con unas niña de pueblo terminamos comparando un whisky con un guarapo ¿cuál será menos dañino?.

Ahora bien,  si me preguntan, qué si yo quisiera que mi hija se fuera a vivir con un hombre de estas características  y estilo de vida, la respuesta claramente es no. Porque uno no seguía al hombre sino al artista en otras palabras la admiración era por su carrera musical y obviamente no por su vida personal la cual, sin duda, le hizo mucho daño a su profesión. En Diomedes lo que se lograba encontrar era un un derroche de vacíele (humor), talento, genialidad y sabiduría popular. Estaba muy lejos de ser perfecto, tanto así que su peor error terminó llevando su carrera al ocaso. Para los jueces divinos él no era más que un criminal para mi es un artista que cometió un delito bajo unas circunstancias que de ninguna manara lo excusan. Quizá mi problema es que pienso que cualquiera puede caer en el error de llevar las cosas a los limites y cuando eso es así cualquier pequeño movimiento hace que un momento de diversión termine en tragedia. Alguien me preguntó justamente hoy
- ¿Qué se siente cuando uno va a 200 kms/hr. en una moto? ¿se siente extasiado?
-  Se siente un miedo absurdo -mi respuesta fue contundente-.
- ¿Por qué lo hace entonces?
- Por huevon -le dije mientras pensaba en lo frágiles que somos-
- ¿No hay riesgo?
- Claro a esa velocidad solo hay riesgos porque si una persona distraída que va en sentido contrario por esquivar un hueco invade mi carril me mata.
- ¿Tiene sentido entonces ir a 200 kms/hr.?
- No.
Así terminó la conversación pero ahora me pregunto, ¿tiene la culpa el señor distraído que esquiva el hueco y me mata? claro que la respuesta es si. Ese es mi ejemplo, un ambiente sórdido, dos guardaespaldas, una mujer embarazada, una acompañante y todo esto entorno al consumo de cocaína donde los estados se alteran y más aún cuando hay una mujer con las hormonas revueltas, esto creo que configuró las circunstancias necesarias para que allí sucediera una tragedia pero como yo no estuve ahí no me atrevo a lanzar un juicio en ningún sentido.

Capitulo 2
Por la reivindicación del ídolo

Pensar que Diomedes era genial a muchos no les cabe en la cabeza, sin embargo hay un ejercicio fácil que demuestra el pensamiento lateral del Cacique y su capacidad para responder lo que pensaba más allá de los prejuicios y esquemas mentales básicos de nosotros los que somos estandar. Cuando en la entrevista con MacCausland, a la que hice referencia en el capitulo anterior, le preguntan ¿Cómo le gustaría morirse? él no respondió como respondería la mayoría,  con frases como: de viejo, durmiendo, de un infarto, etc., contestó lo lógico “de ninguna forma, a mi no me gustaría morir ni viejo,” es que a quién demonios se le ocurre que a uno le “gustaría” morirse, el gusto por la muerte propia sería un fetiche suicida pero Diomedes lo supo resolver sin pretensión alguna y esto para mi eso es una demostración de cómo piensa un genio porque piensa diferente y porque logra cosas que el común no logramos hacer por básicas que parezcan.

Cuando dice en el video que la gente piensa que él está loco, es cierto, la gran mayoría está convencida de que todo lo que dice es en serio que él, realmente piensa, que "con estos calores" la tumba no es difícil de sobrellevar y es ahí donde se equivocaron siempre.

Diomedes no todo lo que cantó lo compuso pero lo interpretó de una forma que logró transmitir sentimientos y marcar momentos importantes en nuestras vidas. Hace más de 20 años en el Regreso del Cóndor una canción titulada El Verdadero Culpable marcó el nacimiento de los vallenatos de Diomedes en mi vida y paradojicamente creció entorno a la muerte “Yo no pude creer que tuvieras tenido que partir, ¿dónde está la razón?, el secreto murió con tu adiós, no hubo tiempo de gritar me atraganto con mi confesión, ¿tanto amor para qué? si entregaste tu vida a un don Juan. ¿Dónde estará el verdadero culpable de un destino tan cruel? Yo sufría tanto al mirarte entregada y él se reía de ti, yo no podía ni siquiera decirte el te va hacer morir y ahora que vives en mi pensamiento no puedes comprender. Yo no te olvido te llevo siempre, vives conmigo aquí en mi mente”.

Amar en silencio, saber que ella se murió sin haberle podido declarar su amor y resignarse a vivir con los recuerdos de lo que nunca fue, es algo difícil de entender pero más difícil es encontrarlo en palabras tan precisas que transmiten ese dolor tan fuerte. Esa canción logra producir en mi una nostalgia mayor a la que produce el sikuri que marca la melodía del Cóndor Pasa.

Creo que esto ayuda a entender que la afinidad no es por compartir la vida personal sino por lo que lograba transmitir no solo con las letras sino con la voz.

Y los más ilustrados que entienden el concepto del devenir creo que nunca lo hubieran podido expresar también como lo hizo Diomedes en Mi muchacho cuando dice “por eso es que la vida es un baile que con el tiempo damos la vuelta, pero el tiempo acaba la fiesta y…”, quizá cualquier motivador de hoy le gustaría explicar y dar ejemplo a algo que  el Cacique resumió con maestría “Yo vivo mi vida y otro que la sufra porque con lamentos no se gana nada, por eso no para bolas a los cuentos callejeros aunque la gente critique mi vida desordenada” eso es lo que hoy definen como buscar la felicidad, declarar los sueños y no escuchar a los asesinos de ellos.

Para no seguir con frases con trasfondos filosóficos podría mencionar algunos apartes de canciones que definen  principios básicos de las relaciones amorosas, en la canción Cristina Isabel (Tres Canciones 1977) de eso ya 36 años hay una frase que dice “Esté segura Cristina Isabel esa morena de Montería que yo la quiero más cada día y estoy seguro me quiere también porque soy hombre que sabe querer con gran firmeza y sin hipocresía” es la corresponsabilidad basada en el dar y seguramente coincidiría con un budista en que esto es un ejemplo de Karma. El amor expresado en frases simples “perdóneme señorita sin en algo llego a ofenderla pero es que usted es tan bonita que no me canso de verla” “yo no la olvido un momento yo creo que usted me ha embrujado y estoy tan enamorado que la sueño hasta despierto” La Juntera (Para mi Fanaticada 1980) creo que no hay algo más respetuoso que pensar que se ofende por mirar  y admirar cuando hoy las miradas son lesivas, algunos se escudan argumentando que son causadas por los excesos de silicona.

Encontramos el hombre machista claro, pero así como el hombre reflexivo y sensible en cada momento “Cuna qué destino te ha tocado 
eres un poema de tristeza 
eres como un niño regañado 
que sólo llorando se consuela” Cuna Pobre (26 de mayo 1994)  y así me quedaría tratando de hablar de cada una de las canciones y de hablar de un hombre despechado que no despotrica de la mujer que le falló, como hoy lo hacen los de la nueva ola, decir “Aquí están tus canciones, tira mis ilusiones lejos muy lejos de mi porque han de nombrarte porque han de matarme si las dejas al partir”  y luego “Ella se ve linda con el pelo largo y el traje blanco que me mata a mi, dime tu que hacer con tantas ilusiones y la canciones que escribí por ti”  y reconocer que los hombres lloramos “Por verme mil temores 
cantando tus canciones 
triste triste te pondrás 
verás llorar a un hombre 
y pa’ que un hombre llore 
algo grande ha de pasar“Aquí están tus Canciones (El Cóndor Herido 1989) esta es un expresión decente de manifestar el dolor sin ofender, sin denigrar y reconociendo que la sigue viendo linda.

Capitulo 3
Lo que significó en mi vida

Hoy recuerdo con nostalgia ese pasacintas (ya no existen) autoreversible en el cual siempre había un casete de Diomedes que nunca paraba, montarse conmigo en el carro significaba tenerse que aguantar (para el que no le gustaba) el casete que duraba, de noviembre a noviembre, hasta que Diomedes sacaba su siguiente LP. Luego cuando finalizaban los 90 el CD mejoró la dinámica hasta el punto en que esta nueva tecnología me permitía con facilidad definir que una canción se repitiera eternamente, la misma canción El Cóndor Herido que comienza con una dedicatoria “Con mucho cariño para mi compadre Santi” y bebiendo con mis amigos pasaban y pasaban las botellas pero en mi carro solo sonaba El Cóndor Herido como diríamos los corronchos “A todo full”. Pero la pesadilla no terminaba ahí, ir a mi casa a parrandear era la desgracias de las niñas para ser exacto de las pelaítas,  solo CDs y LPs de Diomedes que cuando me amenazaban con cambiarlos para descansar de esa sobre dosis yo gritaba “¡No joda, déjalo correr!” porque para mi no había una canción mala y aunque siempre dudamos de que eso se debía a daños colaterales causados por la excesiva ingesta de ron (léase trago) hoy me doy cuenta que no era así, definitivamente no había canción mala.

Cuando llegué a Bogotá hace más de una década me di cuenta de que acá las dos únicas canciones que la gente identificaba del Cacique eran La Plata y Caracoles de Colores la cual en las discotecas bailaban hombres y mujeres curiosamente en una especie de cumbia transgenero, ellas movían las polleras imaginarias mientras ellos llevaban las velas en reemplazo del sombrero y el machete eso me hizo entender el porqué por esto lares Diomedes no era mas que un corroncho y un delincuente porque letras como la de Bajo El Palmar (Todo es para Ti 1982) les resultan imposibles de digerir porque creen que el vallenato es para "recochar" y en la práctica ritmos tranquilos y letras complejas les impiden hacer un trencito en una fiesta familiar,  así las cosas la mayoría de su discografía se quedó sin la posibilidad de se exportada al frío capitalino impidiendo realmente que la mayoría de los cultos capitalinos lograran llegar a saber porque Diomedes es un ídolo inmortal.


Finalmente el sueño no se me cumplió, en aquellas épocas a principios de los noventa yo decía, si me gano la 9 Millonaria (la lotería de la época) la cual nunca compraba -porque no podía gastarme la plata del ron en maricadas- compro una casa con piscina la lleno de Sello Negro (Johnnie Walker empresa que creía podía ir comprando de a botella) y contratamos a Diomedes para que cante hasta que acabemos de bebernos la piscina o nos acabemos nosotros.

Diomedes también me hizo pensar que “El ser parrandero y el ser mujeriego” era un estilo de vida, lo intenté claramente pero fui un fracaso, la falta de éxito con las mujeres así como la falta de plata me hicieron apartarme del camino señalado por el maestro, yo nunca logré tener más de una.

La vida cambió,  hoy en día dura más el guayabo que la parranda y cuando esa relación llega a la vida es "sejuela" (se jué la juventú) no hay como seguir parrandendo como coprofesión. Lo único vivo de ese pasado que quedaba era El Cacique de la Junta, esta es una despedida no solo al Cacique sino a ese pasado que recorrimos con su música entre billares, esquinas, bordillos, playa, botellas de ron, fritos, butifarras, perros (solo milenio porque era a mil barritas) y pelaitas, ya mucho más de una década nos alejaba y el último eslabón se fue para el cielo.

Lo único que le digo compadre Diomedes en su despedida es que antes de entrar a ese mundo celestial cerciore de que le garanticen ron, parranda y mujer sino devuélvase que acá algo hacemos.

  

4 de noviembre de 2013

Efectos nocivos de la búsqueda de la Sabiduría

Bien vale la pena comenzar por una definición sencilla  o concepto básico sobre la sabiduría, para esto recurriré a la fuente más popular Wikipedia que dice:

La sabiduría es una habilidad que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que nos dan discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo. La sabiduría y la moral se interrelacionan dando como resultado un individuo que actúa con buen juicio. Algunas veces se toma sabiduría como una forma especialmente bien desarrollada de sentido común.

En la Sabiduría se destaca el juicio sano basado en conocimiento y entendimiento; la aptitud de valerse del conocimiento con éxito, y el entendimiento para resolver problemas, evitar o impedir peligros, alcanzar ciertas metas, o aconsejar a otros. Es lo opuesto a la tontedad, la estupidez y la locura, y a menudo se contrasta con éstas. Tomás de Aquino define la sabiduría como "el conocimiento cierto de las causas más profundas de todo" (In Metaphysica, I, 2). Por eso, para él, la sabiduría tiene como función propia ordenar y juzgar todos los conocimientos.

Creo que hay algunos elementos que se pueden identificar con facilidad: inteligencia, experiencia, reflexión, entendimiento y como fin la forma de construir un buen juicio.

Digamos que podríamos incluir otro elemento que es inherente a la sabiduría y es la virtud, volviendo a la misma fuente encontramos:

Una virtud es una cualidad que permite a quien la posee tomar y llevar a término las opiniones correctas en las situaciones más difíciles para cambiarlas a su favor. El virtuoso es el que está en camino de ser sabio, porque sabe cómo llegar a sus metas sin pisar las de los otros, porque pone a los demás de su lado y los lleva a alcanzar un objetivo diferente. El virtuoso es el que «sabe remar contra la corriente»

Y para poder llegar a ser un ser virtuoso y porqué no, un ser sabio habría que sumergirse en una serie de prácticas que demandan no solo esfuerzo y disciplina sino que obligan a romper las ideas que sobre nosotros mismos hemos construido. La pregunta que me surge de todo esto es si en realidad en un mundo como el de hoy con una realidad de mercado como la nuestra tiene vigencia la búsqueda de la virtud y la sabiduría.

Voy a tratar de analizarlo de la forma más fácil que se me ocurre y es con frases de esos seres que de una u otra forma se dieron a la tarea de hacer el ejercicio y mirarlo a través del lente de un adulto contemporáneo de edad media.

"Escucha, serás sabio. El comienzo de la sabiduría es el silencio." Pitágoras

"Muchas palabras no dan prueba del hombre sabio, porque el sabio no ha de hablar sino cuando la necesidad demanda, y las palabras han de ser medidas y correspondientes a la necesidad."
Tales de Mileto

"El insensato que reconoce su insensatez es un sabio. Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato." Buda

“Como una sólida roca no se mueve con el viento, así el sabio permanece imperturbado ante la calumnia y el halago” Buda

“Sabios son aquellos que dominan el cuerpo, la palabra y la mente. Ellos son los verdaderos Maestros.” Buda

“Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta”. Sócrates


”La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia” Sócrates

"El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar." Confucio

"La duda es uno de los nombres de la inteligencia"
Jorge Luis Borges

“El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas” Bertrand Russell

Pitágoras, Tales de Mileto, Sócrates, Confucio, Buda y personajes como Borges y Russell tuvieron frases que son reflexiones fundamentales que permiten entender el concepto y porqué no, la importancia de la búsqueda de la sabiduría. Y Los principios vuelven a ser los mismos con acciones como guardar silencio para escuchar, dudar hasta de nuestras propias ideas, actuar bien y a conciencia, sin duda uno podría decir que la prudencia termina siendo un valor y es guardar silencio ante el riesgo de lanzar un juicio que no exponga más que nuestra propia ignorancia.

Ahora, vayámonos al mundo real para poder cerrar el punto y encontramos frases de “genios” contemporáneos como Coelho que hablan de sueños y como hacerlos posibles y encontramos frases tan ganadoras como:

Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena”

Frases como la anterior que no está atada a nada, sin concepto, sin valores sin inteligencia alguna se refuerzan en otras como las siguientes del mismo autor:

“Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla”.

“Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar”.

Con esta poesía de tres pesos, que de filosofía nada tiene, se está construyendo nuestra realidad. Estoy seguro de que los reyes del desfalco no leía a los filósofos griegos y mucho menos a Buda o Confucio, leían a Coelho por eso corrieron el riesgo, el universo conspiró para que pudieran robar y volvieron su sueño posible.

La incansable búsqueda de la felicidad esta construyendo seres egoístas, malos ejemplos para la sociedad y al final no hacen más que cavar los huecos para sus tumbas, vidas perfectas habitadas por mentes infelices y cuerpos cada vez más enfermos, paradoja o no, es una realidad que cobra la vida de muchos seres exitosos.

Por otro lado tenemos a los maestros del management, deleitándonos con frases como:

“Romper paradigmas”
“No es un problema es una oportunidad”
“No me de problemas deme soluciones”
“Hay que buscar sinergias y eficiencias”

Creo que una gran mayoría de los líderes contemporáneos creen que con estas cuatro frases se logró todo, igual que Coelho, los problemas se desaparecen cuando uno les dice oportunidades, qué forma tan inteligente de romper paradigmas y de encontrar soluciones.

El ejercicio intelectual ha perdido valor y sentido, la búsqueda de la verdad y de la mejor opción cae a un segundo plano cuando lo que prima es la inmediatez a través de la respuesta fácil pero carente de inteligencia, de reflexión y cada vez más la experiencia pierde valor cuando es lo más valioso.

El que más poder tiene escucha menos al que cuenta con más conocimiento porque tiene menos poder. El poderoso no aporta formas nuevas de pensar sino construye barreras invitando sin criterio a “pensar diferente” a “darle una vuelta” sin tener un solo elemento de juicio más allá de su percepción y miedo. Sin duda ya no es un valor escuchar, analizar, discernir y concluir.

La mayéutica como herramienta académica o empresarial nunca ha existido, quizá porque Sócrates no tuvo la inteligencia para construir un plan de marketing eficiente, quizá no fue asertivo en el usos de los elementos clave de la comunicación, quizá le faltó hacer una “lluvia de ideas” o habérsela “fumado verde” para lograr encontrar cómo vender el método a una multinacional o patentarlo como el gran descubrimiento del año 500 a.C. no sé. Quizá le faltó interés en el “plan de medios” pero le sobró valor para tomarse la cicuta antes que defraudar sus valores.

Lo cierto es que, los principios de hoy, se alejan de la virtud y de la sabiduría, mentir con un fin que se vuelve una virtud, esto parece una locura pero es realidad. Un exitoso empresario colombiano contaba con orgullo en una entreviste en televisión como en sus comienzos le mentía a sus clientes diciéndoles que tenía, lo que en realidad él no tenía y así con solo su “malicia indígena” logró construir un emporio. Qué bonito ejemplo de éxito empresarial, lo peor es que nos deslumbramos con el resultado y avalamos el engaño como medio para llegar a la meta, sin ningún tipo de prevención.

Cómo lograr poder vivir en este mundo, si cada vez hay menos espacio para hablar porque el idioma es el inglés y no el de la lógica, porque el ignorante le dice al experto “el problema fue que lo hizo mal” y porque para cumplir un sueño todo vale: mentir, ser deshonesto, carecer de valores es el camino hacia el éxito.

“Confunde y reinaras, intriga y ganaras”

En este mundo el que se aventure a buscar la sabiduría caerá indiscutiblemente en desuso como la mayéutica.

Hogares perfectos con felicidades ficticias, profesionales exitosos con limitaciones intelectuales, deportistas ganadores con organismos intoxicados, políticos brillantes con vínculos con delincuentes, papás perfectos con amantes clandestinos gays, madres perfectas infieles, empresarios exitosos desfalcando al Estado, ese es nuestro mundo perfecto, ese es el mundo que nos hemos visto obligados a construir, el de las apariencias, el de los libros vacíos de auto superación o de gerencia efectiva, llenos de frases huecas que carecen de valores de inteligencia y son el sin sentido que nos lleva a no ser nada más que los payasos del Circo de la Chilindrina aunque creamos que somos los protagonistas de la más glamurosa película de Hollywood.