29 de octubre de 2016

No trabajo con aquellos en quién confío.


El post de esta semana tiene como objetivo plantear una forma de conformar equipos de trabajo. Realmente no hay una gran teoría por analizar, es más, creo que todo se trata de volver a lo básico, no de plantear mecanismos científicos para el reclutamiento de quienes nos van a llevar al éxito sino todo lo contrario, es analizar el cómo lo hacíamos para triunfar cuando éramos niños y fundamentalmente se trataba de armar el mejor equipo para jugar fútbol, básquetbol o béisbol.

Hace dos semanas le escuché a alguien la frase “debemos trabajar solo con manos derechas” haciendo referencia a la conformación de un equipo, le pedí a esta persona que me ampliara un poco el concepto y se puede resumir con un “trabajo con los que conozco y reconozco como mis manos derechas” tema con el cual estuve en total desacuerdo porque yo no estoy seguro que el mejor miembro para un equipo que voy a conformar son las personas que conozco y si tengo la oportunidad de hacer un proceso de selección lo haré de forma juiciosa, concienzuda y en la medida de las posibilidades libre de prejuicios, dicho esto, yo no trabajo con quienes confío a la hora de elegir trabajo con los mejores más allá de si los conozco o son mis amigos.

El favoritismo, es una enfermedad que las empresas que pretenden incrementar su productividad deberían olvidar, siempre hay formas de medir el talento, la experiencia y el conocimiento, entonces, es innecesario concentrarse en que también me la llevo con alguien para hacerlo parte de nuestros equipos.

Los dejo con el video que resume un poco esta posición.

No olviden suscribirse en mi canal de YouTube https://www.youtube.com/ssarmiento1974

            
-->

2 comentarios:

  1. Estimado amigo, discrepo un poco del planteamiento que haces. Considero que ambas características son necesarias (competencias y confianza), estoy de acuerdo que debemos conseguir a los mejores jugadores para conformar a nuestros equipos, pero si el mejor de todos es una persona extremadamente conflictiva que se hace expulsar de todos los partidos no será de mucha utilidad, antes por el contrario, afectaría al equipo. Por lo tanto, es necesario buscar a "los mejores" y permitirles construir confianza para que brinden tranquilidad, pero en mi experiencia le brindo mucha relevancia a la actitud de la persona incluso por encima de sus aptitudes.... considero que los tecnicismos se aprenden con el tiempo pero la base axiológica parte de lo más profundo del ser y esa es muy difícil de cambiar... en ese sentido, repasando a tantos autores, el éxito lo veo como un balance entre el ser analizado ontológicamente contra ese que arroja excelentes resultados analizados desde la praxiología. En resumen, para definir a "los mejores" en necesario un análisis itegral desde "el ser", los valores, la base epistemológica o del conocimiento y la práctica. Un abrazo, excelente los temas que planteas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le pegaste al punto exacto y es sin duda poco claro mi planteamiento. El mejor será el que tenga las mejores condiciones en cuanto a conocimiento, experiencia, habilidades, etc., mi invitación va más a que en el momento de tener un vacante esta deberá ser cubierta por el mejor y esto debe tener en cuenta un proceso de selección que implique una valoración del cargo o una convocatoria abierta. Pero no debe ser a dedo únicamente pensando en alguien en quién confiemos. Pero lo que planteo es "No trabajo con aquellos en quién confío" lo cual es diferente a trabajar con el que desconfío, así las cosas no puede haber una desconfianza objetiva. Y por último mil gracias comentar, eso me motiva a seguir trabajando en este proyecto.

      Eliminar